Reflexión final

La decisión de cualquier organización de migrar a una solución basada en software libre no solo debe de responder a una evaluación técnico –económica; sino a otros aspectos que han sido tomados como referencia por otras organizaciones como es el impacto social en el uso de dichas tecnologías. Un beneficio importante con el uso de software libre o software de código abierto es que se puede contratar a profesionales peruanos para hacer las modificaciones, adaptaciones y correcciones necesarias. Esto llevaría a las organizaciones de servicios de tecnologías de información a mejorar sus capacidades y sería una fuente importante de oportunidades de negocios. Para el gobierno o alguna instancia de ella, representa una importante oportunidad de desarrollar software o encargar su desarrollo a terceros, de modo que la solución obtenida pueda ser utilizada en todas las dependencias de gobierno que lo requieran.

En nuestro medio y dado el estado actual de las cosas, es probable que no se pueda hacer una migración total al software libre, siendo necesario una convivencia (interoperabilidad) entre los diversos productos. Sin embargo, una decisión sobre ese tema, marcará la pauta de los nuevos proyectos de desarrollo de software al interior de la organización.

Un proceso de migración debe ser diseñado con extremo cuidado reduciendo al mínimo posible cualquier situación que perjudique la operación de la organización, asimismo debe aprovechar al máximo todos los recursos que ya han sido adquiridos previamente, y debe contar con el aval de la alta dirección para que las dificultades que puedan presentar en el camino se resuelvan rápidamente. Para una organización grande la migración se puede (y se debe) realizar en etapas y apoyándose en el uso de formatos electrónicos estándares para evitar problemas de comunicación entre los usuarios.

Como se sabe, un cambio implica un rechazo natural de las personas; por lo que el tema de capacitación debe estar incorporado en todo el proceso de migración. Igualmente las personas que tienen mejor predisposición al cambio deben ser los primeros en ser considerados en la migración.

El equipo de migración debe estar compuesto por diversos profesionales (técnicos) y usuarios de alto nivel de la organización. En el caso de los técnicos, éstos deben cubrir diversos perfiles y en la medida de lo posible deben dedicarse a tiempo completo a ello. Una alternativa es subcontratar a una empresa, pero requiere la participación de un equipo técnico de contraparte.

Finalmente, si el Estado peruano asume el reto de una migración masiva hacia el software libre, como ha ocurrido en otros países entonces muchas organizaciones observarán el proceso de migración que se siga, la misma que será tomada como referencia en futuras decisiones sobre el mismo tema en todo tipo de organización.