Recomendaciones en el caso de una migración

Una migración a software libre implica un cambio a dos niveles: a nivel de servidores (computadoras que ofrecen servicios a una red) y a nivel de las computadoras de escritorio o usuarios (desktop).

Respecto del cambio a nivel de servidores en general, desde hace varios años las diversas soluciones que corren sobre GNU/Linux han desplazado a gran cantidad de las soluciones que se ejecutaban sobre distintos servidores (incluyendo Windows) para los servicios de web y correo principalmente, y diversos servicios de red base como: DNS, DHCP, Proxys, Firewalls, entre otros. A nivel de servidores de bases de datos relacionales, una combinación muy frecuente es la de Oracle o DB2 (soluciones propietarias de Oracle e IBM respectivamente) sobre GNU/Linux, pero también existen otros servidores de bases de datos como Mysql (bajo ciertas condiciones es libre) y Postgresql.

Respecto del cambio a nivel desktop es un tema el cual todavía GNU/Linux no logra dominar debido en parte a la piratería reinante en el mercado informal que invita al usuario a seguir usando Windows y al temor que pueden experimentar los usuarios comunes al enfrentarse a un nuevo sistema que les podría suponer un gran esfuerzo de adaptación. Sin embargo, la interfaz gráfica del sistema como GNOME o KDE han evolucionado notablemente, son muy amigables con el usuario y existe una gran variedad de aplicaciones gráficas. Lamentablemente la afirmación que GNU/Linux es sólo para especialistas o hackers es un error frecuente, existe una gran cantidad de distribuciones GNU/Linux para elegir y varias de ellas han sido diseñadas especialmente para el usuario principiante [50]. Distribuciones comerciales como Red Hat, Suse, Mandriva, Xandros tienen versiones especialmente diseñadas para el usuario desktop, pero también existen otras alternativas gratuitas como Fedora, Ubuntu, Knoppix, las versiones gratuitas (pero limitadas) de Suse y Mandriva, entre otras. Para mantener un estándar y orden en la administración de los equipos y reducir costos operativos, es preferible uniformizar el uso de una sola distribución GNU/Linux para todos los usuarios desktop de la organización.

Para la migración se debe realizar primero un análisis de todas las aplicaciones que ejecutan los usuarios. Generalmente aquellos usuarios que usan básicamente software de oficina son los mejores candidatos. Para ellos se debe de buscar los productos equivalentes en entorno GNU/Linux [52], preferentemente que sean aplicaciones que también tengan versión en Windows, de tal forma que los usuarios las vayan probando y acostumbrándose antes de comenzar a usar GNU/Linux.

Para aplicaciones cliente-servidor que se han desarrollado para ser ejecutadas nativamente sobre Windows, se debe ver la posibilidad que puedan ser migradas efectivamente hacia entornos GNU/Linux, siendo una solución rápida el hacerlos funcionar a través de los llamados emuladores (el más conocido es Wine [24]). Un emulador permite ejecutar los programas para Windows directamente en GNU/Linux, aunque algunas personas afirman que no son confiables. Por su lado Microsoft tiene como estrategia evitar que sus aplicaciones se puedan ejecutar con WINE [39].

Otro tema muy importante es verificar si se podrá reconocer el diverso hardware que usa la empresa, en especial impresoras y periféricos, y recolectar los drivers o controladores de tarjetas necesarios. En este punto va a influir notablemente el tipo de distribución GNU/Linux que se utilice, por ejemplo RedHat y Suse tienen contratos con IBM y HP-Compaq para asegurar que sus productos (sobre todo línea de servidores) sean compatibles. Una parte, también importante, está referida a los diversos sistemas de información existentes en la organización y cuyo resultado de evaluación, puede afectar una decisión de migrar hacia el software libre en un plazo inmediato.

Una vez que se hayan hecho las pruebas y solucionado los problemas de compatibilidad se podrá proceder a la migración.

Finalmente en ambos niveles de la migración hay que considerar el tema de soporte técnico, el cual será el punto más crítico pues si no se dispone del personal calificado para asumir la tarea de una migración desktop y de servidores, el proyecto definitivamente no es viable. El personal de soporte técnico de la organización debe estar lo suficientemente preparado para asumir este reto. Una migración de los servidores de la organización en general es mucho más rápida y puede ser casi inmediata, pero en el caso de los desktop la planificación debe ser realizada con cuidado y de manera detallada, pudiendo durar desde algunos meses hasta algunos años dependiendo del tamaño de la organización, del número de personas que van a ejecutar el proyecto y del número de sistemas de información que se tienen que adaptar; se debe recordar además, que muchos usuarios experimentarán la resistencia al cambio.

Como parte del respaldo que da IBM a GNU/Linux, ha lanzado un manual con las pautas para realizar un proceso de migración [25], asimismo el gobierno de Alemania también ha publicado un manual similar con las pautas necesarias para llevar a cabo este proceso de forma exitosa [26].

Sobre el costo de la migración hacia software libre se puede señalar que podría ser alto inicialmente debido a que habría un esfuerzo técnico, sin embargo, una vez que se realice, los costos de mantenimiento tienden a ser menores debido a la estabilidad y seguridad que presentan algunos de estos productos; menos virus y menos programas espías (spyware); menor cantidad de problemas de desconfiguración de las PCs, entre otros.

Según un estudio de la consultora IDC [27] de Mayo del 2004, la adopción y demanda de GNU/Linux en el Perú es una de las más altas en Latinoamérica y está básicamente centrada en el uso de GNU/Linux como servidor para aplicaciones de Internet/Intranet, y mensajería. El 33% del mercado ya hace uso de GNU/Linux con un 98,5% de satisfacción y un 31,8% piensa implementarlo, siendo la principal motivación el ahorro de licencias y como principal inhibidor la falta de servicio y soporte. En general el éxito de una implementación con GNU/Linux dependerá del equipo de soporte técnico que lleve a cabo dicha tarea.