Aspectos Económicos

Antes de comentar sobre la parte económica es bueno recordar que software libre no implica que el software sea gratis. Un ejemplo concreto es GNU/Linux en donde existen versiones gratuitas y versiones comerciales[vii].

Un concepto frecuentemente utilizado para evaluaciones en la parte económica es la del Total Cost of Ownership (TCO) o Costo de Propiedad Total que implica poseer una computadora personal o PC [12]; y se estima que el TCO representa entre 3 y 4 veces el costo de compra de una PC. El TCO incluye los costos de los siguientes conceptos:

  • Precios de hardware y software al momento de la compra.
  • Actualizaciones de hardware y software.
  • Mantenimiento.
  • Soporte Técnico.
  • Entrenamiento.

Precios de hardware y software al momento de la compra.

Al momento de la compra se puede separar el costo del software y el hardware, de modo que el segundo quede fuera de la comparación. Sin embargo se hace la salvedad que en algunos casos un software determinado puede demandar cierto tipo de hardware mínimo para su funcionamiento. Para esta comparación se utiliza dos equipos equivalentes y actualizados.

El costo del software al momento de la compra varía de acuerdo a los programas que se requieren. La compra de PCs para oficina como estaciones de trabajo (y también para casa) incluye en la gran mayoría de veces, software de sistema operativo, un paquete de software de oficina, software para las comunicaciones (Internet, correo electrónico, chat, etc), y software de uso personal (directorio de contactos, planificadores, etc), entre otros de uso menos frecuente. El costo de todos estos productos en software propietario viene representado por el costo de las licencias correspondientes. En esta parte del cálculo del TCO existe una gran ventaja para el software libre. Aún cuando, el costo de licencias del software puede terminar representando finalmente una pequeña fracción del TCO, por lo que el impacto de un ahorro en licencias por el uso de Software Libre podría no influir dramáticamente en el TCO final, es, sin embargo, un ahorro que no se puede despreciar y que aumenta proporcionalmente al número de equipos que posee la organización.

Actualizaciones de hardware y software.

Al momento de realizar actualizaciones de hardware y software los costos son semejantes. La compra constante de las últimas versiones del software propietario o la renovación de licencias por uso (generalmente) anual ocasiona un mayor impacto en el TCO. Una práctica común de muchas empresas de software es la de ofrecer “parches” (rectificaciones) de sus productos sobre todo cuando comprometen la seguridad o estabilidad del mismo, éstas rectificaciones no se utilizan –comúnmente- para agregar funcionalidades sino para corregir deficiencias del producto. En el caso del Software Libre la gran mayoría de programas no tienen costo asociado y las actualizaciones del programa no necesariamente provienen del autor dado que el código fuente está disponible para ser mejorado por la comunidad. La instalación de los “parches” originan actividades de soporte técnico que tienen un costo y se ven a continuación.

Mantenimiento y Soporte Técnico.

En el caso de mantenimiento se refiere a todas las actividades para asegurar la continuidad de las operaciones de las PCs. Las actividades de mantenimiento implican actividades periódicas y en algunos casos actividades eventuales. Para el caso de una organización con redes de computadoras el mantenimiento se puede realizar de manera remota (centralizada) y distribuida dependiendo de las actividades y las facilidades que tengan a disposición. Una forma de reducir el TCO es automatizando en lo posible las tareas de actualizaciones y mantenimiento mediante servicios en red lo cual disminuye la necesidad de personal técnico y mejora la disponibilidad de los equipos.

Respecto de los costos de mantenimiento y soporte, con el software propietario no queda mayor opción que contratar y usar los servicios del mismo fabricante, en el caso de Windows los parches y actualizaciones sólo se publican el segundo martes de cada mes lo cual es criticado por muchos expertos [35]; una falla de seguridad que pueda ser descubierta y vulnerada dentro del mes siguiente, puede representar un alto costo a la empresa.

En el caso de software libre se puede contar con el respaldo y servicio de diversas distribuciones GNU/Linux comerciales como RedHat, Suse o Mandriva, las cuales asumen la responsabilidad de corregir un programa si se presentan fallas o de emitir los parches o actualizaciones necesarias en el menor tiempo posible. Las actualizaciones pueden ser realizadas por programadores que no pertenecen al equipo original (de desarrollo) de acuerdo a sus intereses y gracias al acceso libre al código fuente. Algunas distribuciones GNU/Linux que son completamente libres (como Debian o Ubuntu), ofrecen un adecuado nivel de actualizaciones sin embargo no existe un compromiso formal con el usuario para este soporte y para el caso de aplicaciones no críticas puede resultar una opción conveniente. Adicionalmente se abre para el mercado local también la posibilidad de ofrecer servicios de soporte y mantenimiento. Tener en consideración que mientras las actualizaciones que elabora Microsoft son solamente para su sistema operativo Windows, en el caso de las distribuciones GNU/Linux las actualizaciones abarcan, aparte del sistema operativo Linux, todos los programas que vienen en la distribución como navegadores, paquetes de oficina, programas servidores, aplicaciones multimedia, utilitarios, etc, que pueden sumar cientos de programas, es por ello que no tiene sentido indicar que Windows es más seguro que una distribución GNU/Linux al tener la primera menor cantidad de actualizaciones.

A nivel internacional, las grandes corporaciones de desarrollo de software como IBM, HP/Compaq u Oracle por citar algunos, han adaptado sus productos a diversas distribuciones de GNU/Linux y han firmado acuerdos para mantener la compatibilidad hacia el futuro. En nuestro medio, RedHat y Suse ofrecen como ventaja adicional los convenios antes señalados. También se debe de considerar que algunas distribuciones comerciales no impiden que se tenga acceso al código fuente, existe incluso una distribución gratuita llamada CentOS [23] que es un copia (clon) de Red Hat, la cual se dedica a tomar los componentes (paquetes) de Red Hat para compilarlos y añadirlos a su propia distribución, otra distribución similar es White Box [55]. En algunos casos es muy recomendable el uso de distribuciones GNU/Linux comerciales para aplicaciones críticas de la organización, por ejemplo, un sistema de administración de base de datos como Oracle, Microsoft SQL Server, Informix o DB2, entre otros; normalmente el costo del sistema de administración de base de datos y las aplicaciones sobre ella, superan largamente el costo de la distribución GNU/Linux comercial y no se justifica el ahorro en la adquisición de una distribución gratuita que oficialmente no ha sido sometida a pruebas o testeada, sin considerar el soporte técnico que pueda brindar la licencia de la distribución GNU/Linux comercial.

Entrenamiento

A nivel del entrenamiento se puede señalar que los cursos de capacitación en sistemas operativos como GNU/Linux o Windows tienen costos similares representando una fracción del TCO. Debido a la gran difusión del paquete de oficina de Microsoft como por ejemplo Office 2000 (Word, Excel, Power Point) en nuestro medio, parecería que resulta más ventajosa que sus correspondientes en software libre; sin embargo, un usuario de Office se puede convertir en un par de horas en un usuario de OpenOffice [30], asimismo en la parte de capacitación, también influye la disponibilidad de información tanto en inglés como en español. Varias empresas de software propietario (las más grandes sobretodo) ofrecen información en español e inglés; y en el caso de software libre también ocurre lo mismo. Debido a la filosofía que propugna el software libre son muchas las personas quienes colaboran con traducir la documentación (manuales técnicos) a diversos idiomas lo que contribuye a la reducción del TCO en el caso de software libre.

Las grandes empresas, por ejemplo Microsoft, IBM u Oracle, cuentan además con programas de certificación para los profesionales encargados de estas tareas. En el caso del software libre, el soporte técnico se da principalmente de manera informal por colaboración entre los mismos usuarios, en persona o en comunicaciones a través de Internet, pero también de manera formal por parte de las empresas que producen distribuciones de GNU/Linux, o de empresas que se forman exclusivamente con el fin de brindar soporte a productos de software libre, aunque no estén involucradas directamente en su desarrollo. Empresas como Red Hat cuentan también con programas de certificación para personal de soporte técnico. El Linux Professional Institute (LPI) [66] ofrece una certificación internacional que es uno de los más reconocidos a nivel internacional.

Comparaciones del TCO

Sobre el TCO existen varios estudios en el mercado comparando GNU/Linux vs Windows, algunos dan como ganador a Linux [16][17][18][48][49] y otros a Windows [19][20][21][22], sin embargo se debe indicar que muchos de estos estudios no son hechos con la seriedad y la independencia necesaria, es por ello que deben ser revisados con cautela, muchas veces toman como criterio de análisis la facilidad de uso del sistema como factor determinante para el cálculo del TCO, lo cual es un error pues la capacitación es sólo una fracción del TCO, asimismo justificar el TCO basado en un ahorro de costos de licencias sin prestar atención a la calidad del producto y el soporte tampoco es un análisis válido. El TCO se calcula de acuerdo a la realidad de la organización y varía dependiendo del tamaño de la misma, si son entidades del estado, privadas o educativas. Una organización que desconozca cual es el TCO actual del sistema operativo que usa y que no sepa calcularlo entonces difícilmente podrá saber si le conviene un cambio.

En general el TCO de Linux resulta muy atractivo a nivel de servidores, es algo reconocido por la gran mayoría de administradores de sistemas informáticos; sin embargo, a nivel del escritorio (en una organización) el TCO puede resultar más complicado de calcular (valor presente y valor futuro) porque depende de las aplicaciones que se tengan que utilizar, lo que en algunos casos puede dar un TCO favorable al software propietario y en otros al software libre.

Según la consultora Gartner el costo del equipo más el del sistema operativo representa entre un 20 y un 30% del TCO y que otros relacionados con la formación[19], desarrollo o servicios externos deben ser tomados en cuenta, asimismo aconseja comparar el gasto y el ahorro de una supuesta migración a GNU/Linux con el derivado de una actualización a una nueva versión de Windows. Para Gartner el TCO de Windows 95/98 es bastante alto y puede verse incrementado puesto que Microsoft ya no da soporte y el que ofrecen otros fabricantes o terceras compañías está menguando. Por eso, aquellas empresas que estén utilizando Windows 95/98 podrán rentabilizar su migración a GNU/Linux mejor que las que usan Windows 2000 o XP, sin embargo estas declaraciones deben ser tomadas con cierta cautela pues Microsoft es uno de los accionistas de Gartner [43].